Navidad en La casa Blanca

NAVIDAD EN LA CASA BLANCA: decoración y tradiciones navideñas

¿Te ha gustado? Comparte en tus RRSS
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La Navidad en la Casa Blanca era muy discreta y sencilla al principio de los tiempos.

La familia presidencial se reunía y conmemoraba esos días señalados de forma privada. Tan solo un evento rompía la sobriedad de las celebraciones: el saludo del Presidente en Año Nuevo.

La Casa Blanca en el S XIX

Durante el S XIX, el tradicional saludo consistía en un día de puertas abiertas. El Presidente permanecía de pie, en la puerta, estrechando la mano de los pacientes y emocionados ciudadanos que había esperado horas en las largas colas. Una sonrisa, un apretón de manos y un «feliz Año Nuevo» era lo que recibía todo aquel que se acercaba a La Casa Blanca en Navidad.

LOS ADAMS Y LA PRIMERA FIESTA DE NAVIDAD

La primera fiesta de Navidad llegó a La Casa Blanca (que por aquel entonces se conocía como Palacio del Presidente) en 1800, durante el mandato de John Adams. El presidente y la primera dama, Abigail Adams, decidieron dar una fiesta navideña entrañable para su sobrina Susanna Boylston que vivía con ellos. Invitaron a funcionarios del gobierno y a sus hijos.

Una pequeña orquesta tocaba al fondo del salón de baile, adornado de manera exquisita por flores de temporada. Se sirvió sopa de tortuga verde y pudín indio de cena. Más tarde, pasteles, tartas y ponche hicieron las delicias de los divertidos y golosos invitados.

Se copió el protocolo de la Casa Real Británica que la sra. Adams había aprendido mientras su marido fue embajador de EEUU en Gran Bretaña. Los anfitriones trataron con cortés amabilidad a todos sus invitados y la primera Navidad en La Casa Blanca fue un éxito.

EL PRIMER ÁRBOL DE NAVIDAD Y LA PRIMERA ILUMINACIÓN

Fue le presidente Benjamín Harrison en 1889 quién instauró la tradición del árbol de Navidad en La Casa Blanca. El imponente abeto fue decorado con velas, juguetes y adornos para deleitar a su nieto.

Sin embargo, hay que otorgarle al presidente Cleveland el mérito de del inicio de la tradición de iluminar el árbol con luces.

La labor de decorar el abeto y La Casa Blanca se le encargó como tarea exclusiva a la Primera Dama durante el mandato de Hervert Hoover en 1929.

Sin embargo, en los años 1902, 1904, 1907 y 1922 La Casa Blanca no tuvo árbol de Navidad.

  • La falta del tradicional abeto en 1902 se debió al olvido del presidente Roosevelt de encargar uno antes del 23 de diciembre.
  • No existe evidencia alguna de que el presidente Lincoln pusiera árbol de navidad.
  • En 1922, la enfermedad de la Primera Dama Florence Harding provocó unas discretas navidades y la ausencia del árbol.

JACKIE KENNEDY Y LAS NAVIDADES TEMÁTICAS

En 1961, una joven y elegante Jackie Kennedy comenzó una tradición que aún perdura en La Casa Blanca: decorar un gran abeto navideño con una temática diferente cada año y fijar su colocación en el Salón Azul.

Los Kennedy amte el árbol. 1961

Ella decoró el tradicional árbol con ornamentos inspirados en el ballet «El Cascanueces». Le acompañaban galletas de jengibre, bastones de caramelo y adornos de paja realizados por una asociación de personas con capacidades diferentes.

Una tradición que continúa a día de hoy. De hecho, es la Primera Dama la encargada de la decoración navideña en La Casa Blanca. La presentación al mundo del tema elegido y los adornos es uno de los eventos destacados del año.

LAS NAVIDADES MÁS ECOLÓGICAS

La llegada de los Obama a la Casa Blanca trajo consigo un giro medioambiental a las celebraciones navideñas y al adornado.

El primer tema que escogió Michelle Obama para la Navidad en La Casa Blanca fue «reflexionar, regocijarse y renovar», en clara alusión a la protección del medio ambiente. No solo los árboles fueron iluminados con luces LED, sino que seis de los abetos fueron replantados por el Servicio de Parques Nacionales después de ser exhibidos en varios Parques Nacionales.

GETTY IMAGES

En 2012, la primera dama insistió en incluir una miniatura de su huerto ecológico en el modelo de pan de jengibre de la Casa Blanca que incluía todas los vegetales, plantas aromáticas y flores que se habían cosechado durante todo el año. Un proyecto que la primera dama supervisaba personalmente.

Los años fueron pasando y cada primera dama trató de realizar una decoración acorde con la situación social y económica del país.

LA DECORACIÓN NAVIDEÑA DE MELANIA TRUMP

Sin embargo, con Melania Trump llegaron las decoraciones más impresionantes a La Casa Blanca.

Las últimas navidades de los Trump en La Casa Blanca (2020) han sido un derroche de color, lujo y grandiosidad. Bajo el lema «América la bella» y plagado de guiños patrióticos, La Casa Blanca se transformó en un cuento.

  • 106 árboles.
  • 350 metros de guirnaldas.
  • 106 coronas de pino.
  • 17.000 lazos.
  • más de 3.200 tiras de luz

Llamaron la atención adornos como los de las coronas de la Sala Escarlata: bolas de Navidad blancas que parecían los descartes del golf del presidente Trump, con el lema «be best» , la campaña contra el bullying de la que ha hecho bandera en los últimos años. y que centraban la zona de decoración navideña de la Casa Blanca dedicada a los héroes y las víctimas del coronavirus:  muñequitos con forma de enfermeros, policías, científicos.

La decoración navideña de Melania Trump

Como puedes ves, mi querido lector, la Navidad en La Casa Blanca es uno de los eventos destacados del año plagado de tradiciones, de sabores y colores propios de la época del año más entrañable.

Para más historias y curiosidades sobre presidente americanos y comunicación pública puedes seguirme en mi canal de Instagram https://www.instagram.com/mariabahe

También te invito a acceder a otros de mis interesantes post pinchando aquí.

¿Te ha gustado? Comparte en tus RRSS
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *